La increíble tempestad

Primero fueron las nubes. El viento ahí o antes también. Las luces lejanas, su acercamiento, su metamorfosis en cortes tajantes de luz, en el cielo. Los truenos, que siempre vienen detrás. Y el agua.

Justo en ese momento, la curva era tan pronunciada.

Anuncios